Foto: Tomada de Internet
Un mes después de haber sido atacada, Yanelli vio cómo una patrulla trasladaba a dos hombres detenidos y reconoció a uno de ellos: a Erick, uno de los dos sujetos que abusó sexualmente de ella

La primera violación ocurrió el 8 de junio de 2016, cuando dos hombresse subieron al taxi colectivo en que viajaba y, además de asaltarla, abusaron de ella frente al chofer. En octubre de 2017, nuevamente fue atacada sexualmente, esta ocasión en su casa y frente a su hija de 2 años y además, le marcaron su cuerpo con la leyenda “puta”. Le dijeron que eso le pasó por denunciar a Erick, quien participó en la primera violación.

La noche del 8 de junio de 2016, Yanelli N —una joven de 24 años de edad— salió de su trabajo a su casa en el municipio de Huauchinango, Puebla. Ese día, el transporte público tardó más de lo normal en pasar, entonces Yanelli decidió tomar un taxi colectivo, en el que únicamente viajaba el chofer, un señor de la tercera edad, pero a dos cuadras abordaron otros dos hombres; sin embargo, no eran pasajeros, sino delincuentes que asaltaron al chofer, a la mujer y además, abusaron sexualmente de ella.

Un mes después, Yanelli vio cómo una patrulla trasladaba a dos hombres detenidos y reconoció a uno de ellos: a Erick, uno de los dos sujetos que abusó sexualmente de ella. Lo identificó y siguió hasta la Comisaria Municipal sin miedo a equivocarse, pues su rostro jamás se le olvidará. Su nombre lo sabía porque mientras era violada el otro sujeto le decía: “¡Ya Erick, me toca!”.

Tras girar una orden de aprehensión, Erick fue detenido e ingresado a la cárcel pero la justicia no llegaría aún para Yanelli, pues para la familia del agresor, su peor error fue denunciarlo y seguir el proceso. Tras una serie de amenazas, en octubre de 2017, dos hombres aprovecharon que Yanelli se encontraba sola en su casa con su hija: entraron, la azotaron contra la pared, la pisaron, le escupieron, la ataron y la violaron frente a su pequeña de dos años.

Además, con la punta de una navaja le escribieron en el pecho: “puta”, según le dijeron, “para que nunca se le olvidara lo que era”. A su hija también le pegaron y le tomaron fotografías pues “conocían a alguien que le gustaban las escuinclas”.

 
 

En julio de 2018, tras cuatro días de juicio oral, Erick fue sentenciado a 10 años de prisión por el delito de violación. Para las autoridades este caso quedó cerrado con la sentencia condenatoria, olvidaron que participó otro hombre.

Además, las autoridades de la Fiscalía General del Estado “perdieron” el expediente de la segunda violación y, por lo tanto, no han realizado ninguna investigación y los responsables siguen prófugos.

LA PRIMERA VIOLACIÓN

Yanelli tenía 24 años cuando abusaron por primera vez de ella. Es Licenciada en Danza Clásica y Licenciada en Enfemrería. Además, es madre soltera de una menor, quien en ese entonces tenía 2 años. La noche del 8 de junio de 2016, regresaba del trabajo. Se dirigía a su casa pero como el trasporte público demoró en pasar, tomó un taxi colectivo.

Cuando ella lo abordó, no compartía viaje con nadie más pero dos cuadras después, se subieron dos hombres: uno atrás y uno adelante. Escasos 50 metros adelante, sacaron un arma de fuego y una navaja para asaltarla a ella y al chofer.

Después, le preguntaron al conductor:
—¿No traes nada más?
—No —respondió el chofer
—Claro que sí, está joyita (refiriéndose a Yanelli)

Le ordenaron al taxista que se desviara del camino y en una carretera, que conduce hacía el panteón, abusaron sexualmente de ella. Yanelli recuerda que el taxista intentó ayudarla, pero el señor “ya era un poco grande” y le pegaron en la cabeza con el arma de fuego.

Después, se dieron a la fuga y les ordenaron esperarse 20 minutos, pues si los veían en el camino, los iban a matar.

El conductor le pidió disculpas a Yanelli por no haberla podido ayudar, después le dijo que la trasladaría a dónde ella se lo pidiera: hospital, casa, comandancia. La mujer le dijo que la llevara a su casa, pero se bajó 5 minutos antes de llegar y con la ropa rasgada y sangre en la cara, caminó hasta su domicilio.

Dice que se bajó antes porque no quería que el taxista viera donde vivía: ya no sabía si confiar en él o no.

Ese mismo día acudió a denunciar los hechos y al Hospital General de Huauchinango, donde le dijeron que tenía esguince en el cuello. La joven narra que no quería denunciar, pero fue su mamá quien la convenció. Cuatro días después, se trasladó a la Fiscalía General del Estado, ubicada en la capital poblana, para que le hicieran pruebas psicológicas y el retrato hablado de sus atacantes.

Yanelli trabajaba en el área de cultura de un municipio cercano y después de la agresión la corrieron; en primera, porque no querían tener “problemas” y, en segunda, porque la querían “al cien” y ella no lo estaba.

Aunque los violadores y asaltantes se llevaron las pertenencias de Yanelli, durante un mes, aproximadamente estuvo “relativamente tranquila”, en comparación a todo lo que vendría después. Fue a terapia con el psicólogo y tomó tratamiento que le recetó el psiquiatra pues no podía dormir, tampoco podía controlar su ansiedad; no comía y comenzaba a presentar cuadros de desnutrición y anemia.

Fue precisamente con estos medicamentos con los que en dos ocasiones intentó quitarse la vida. Lo hacía con la esperanza de que no resultara y sí resultaba, sabía que le iba a causar un dolor muy grande a su mamá y que su hija la necesitaba.

IDENTIFICA A SU AGRESOR

Un mes después, la hermana de Yanelli la invitó a comer con una amiga. Mientras esperaban el transporte público, pasó una patrulla con dos hombres detenidos. Yanelli se comenzó  poner muy mal pues reconoció a uno de ellos como su agresor. Sin miedo a equivocarse y acompañada de su hermana, llegó hasta la comandancia de la Policía Municipal y se entrevistó con un policía, a quien le pidió información sobre los detenidos: “uno de ellos se llama Erick, no sé su apellido pero es Erick”, le dijo.

Ella sabía el nombre porque recuerda que mientras la violaba, el otro sujeto le decía: “Ya Erick, me toca”.

Los oficiales le confirmaron la identidad y le recomendaron presentarse ante el Ministerio Público. En esa ocasión, Erick fue detenido por participar en una riña pero después se giró una orden de aprehensión en su contra por la violación.

Quizás ese fue el “error” de Yanelli: denunciar su violación y reconocer a su agresor. Después de que Erick fue detenido, comenzaron una serie de amenazas y al poco tiempo las cumplieron. A pesar de que Yanelli había cambiado de número telefónico, los familiares de Erick tuvieron acceso a él y a la dirección de su casa.

“Perra, te vas a morir, ¿no fue suficiente lo que te pasó? Quita la denuncia, le advertía el hermano de Erick, quien le dijo que si no se presentaba para desistir de la demanda, él la iría a ver a ella y, al parecer, así lo hizo.”

LA VIOLAN POR SEGUNDA OCASIÓN

Después de las amenazas, Yanelli solicitó protección y el Ministerio Público ordenó que dos oficiales la cuidarán. Así lo hicieron hasta que se registró la tormenta “Earl”. Las víctimas del huracán se convirtieron en prioridad. Yanelli dice que lo entendió pero aunque las cosas volvieron a la normalidad, su seguridad no regresó.

La mujer, quien vivía con su hija, hermana y madre aguantó las amenazas y mensajes ofensivos por meses. Mientras más se acercaba el juicio de Erick, las amenazas más se hacían presentes. En octubre de 2017, Yanelli detectó a hombres sospechosos cerca de su casa incluso, en una ocasión tuvo que llamar a la policía.

Sin embargo, en una ocasión, donde su madre y su hermana no se encontraban en la casa, dos hombres ingresaron a la vivienda. A Yanelli le pegaron, azotaron su cabeza contra la pared en múltiples ocasiones, la tiraron, la patearon, le escupieron y la ataron de las manos y pies con un cable y una cuerda.

“Te estás haciendo la muy chingona, si de veras eres muy cabrona, defiéndete. Lo que van a encontrar después es tu cuerpo, le gritaban”.

Mientras ella gritaba, a su hija de tan solo dos años también le pegaron y la jalaron del cabello. Después, metieron a la menor a un cuarto y le tomaron fotografías: “a mí no me gustan las escuinclas pero conocemos a alguien que sí”. Para que no le hicieran nada más a su hija, Yanelli dejó de gritar para pedir auxilio; después la violaron frente a su hija.

Antes de irse, con la punta de una navaja la marcaron en el pecho.

Yanelli dice que debido a los golpes, ni siquiera sintió dolor cuando le mercaban el cuerpo. Tampoco podía respirar, su nariz estaba llena de sangre y le metieron su largo cabello a su boca; después huyeron y ella perdió el conocimiento. Dos horas después, su madre la encontró ahí tirada y fue a pedir auxilio a los vecinos pues ella no supo qué hacer.

Cuando recobró el conocimiento, Yanelli lo primero que pidió fue ver a su hija, pensó que se la habían llevado o, posiblemente, también abusaron de ella. La pequeña estaba dormida, estaba echa del baño y se veía maltratada, por los golpes pero dentro de todo estaba bien.

Los vecinos pidieron auxilio y al lugar llegaron paramédicos y policías. Fueron estos últimos quienes trasladaron a Yanelli al hospital, donde le dijeron que tenía fracturada la nariz, un esguince, su mandíbula estaba lastimada, presentaba derrame en el ojo, oídos inflamados y un dolor de cabeza que nunca se calmó.

Cuando Yanelli se presentó nuevamente ante el Ministerio Público para declarar, el encargado de llevar su caso se molestó porque dijo que él nunca dio la orden de que se le retirara la vigilancia; sin embargo, la víctima cuenta que la persona que tomó la declaración, escribió lo que quiso y no lo que ella narró. Además, al día siguiente fue atendida por una psicóloga que le advirtió: “si estas mintiendo, yo me doy cuenta y me voy a encargar de que te castiguen”.

Yanelli salió de ese lugar en llanto, pues dijo que lejos de sentirse apoyada, la hicieron sentir peor y fue revictimizada por las autoridades.

Foto: Tomada de Internet

SENTENCIAN A ERICK; MUERE LA MAMA DE YANELLI

A principios de julio de 2018, Yanelli tuvo que ver nuevamente el rostro de Erick. Ambos se encontraron en el juicio oral que duró cuatro días donde Erick fue sentenciado a 10 años de prisión. Frente al Juez, Yanelli lo volvió a asegurar: “él es uno de los que me agredió, su cara nunca la voy a olvidar”.

Hace seis meses, la mamá de Yanelli, su principal apoyo, murió. La joven explica que su madre sufría asma pero esta piensa que el dolor de lo que le pasó a su hija y la preocupación terminaron con ella.

Yanelli tuvo que salir a trabajar pues no iba a permitir que su mamá cargara con la responsabilidad de ella y de su hija aunque sabía que lo hacía con mucho amor. Incluso, se retiró de Huauchinango y no pudo estar con su madre el día de su muerte: “me dolió mucho porque me fui no solo por motivos de trabajo, sino de seguridad”.

“Piensan que el dolor solo es para la víctima, pero no saben que toda la familia sufre contigo, a ellos también los lastiman y les duele”, expresó.”

Después de todo lo que pasó, Yanelli se comenzó a capacitar: tomó cursos, talleres y diplomados sobre prevención de abuso sexual, abuso sexual infantil, qué hacer en caso de ser víctima de violación y sobre derechos humanos.

En ocasiones es invitada a realizar foros y platicas en escuelas, donde se ha dado cuenta que no es la única que pasó por esto.

Sobre los responsables de la segunda violación no hay rastro y posiblemente no lo habrá pues le dijeron que la carpeta de investigación número 787/2017/Huauchinango Puebla, se extravió: “tal vez se la llevaron a Puebla para anexarle cosas”, le dicen.

A consecuencia de los golpes que recibió, Yanelli perdió casi al 100 por ciento la vista en su ojo izquierdo y ya lleva ya casi 3 años en constante terapia con el psiquiatra.

A pesar de todo lo que ha pasado, Yanelli dice que todos los días agradece el estar viva, el ser afortunada por contar con el apoyo de sus hermanos y el poder tener a su hija, quien es su principal motivación para seguir adelante.