El nuevo presidente Joe Biden anunció la reanudación a partir de este viernes de la atención en Estados Unidos de los solicitantes de asilo devueltos a México bajo el MPP. ESPECIAL
Las agencias de la ONU apoyarán con pruebas de COVID-19 y transporte para llevar a los migrantes de los campamentos en la frontera norte de México a un sitio en Estados Unidos

México.- Estados Unidos reiniciará este viernes en su territorio el proceso para 25 mil solicitantes de asilo devueltos a territorio mexicano por el Protocolo de Protección de Migrantes (MPP, en inglés) con el apoyo del Gobierno mexicano y agencias de las Naciones Unidas.

"Terminar el MPP de una forma ordenada y segura es un plan preparado por el Gobierno de Estados Unidos, y discutido y acordado con las autoridades mexicanas, así que las autoridades mexicanas están completamente involucradas en esta tarea", afirmaron este jueves altos funcionarios de la ONU.

El nuevo presidente Joe Biden anunció la reanudación a partir de este viernes de la atención en Estados Unidos de los solicitantes de asilo devueltos a México bajo el MPP, también conocido como "Remain in Mexico" (Permanecer en México), impulsado por su antecesor, Donald Trump.

Aunque se estima que la anterior Administración expulsó a México a cerca de 70 mil solicitantes de asilo desde que comenzó el programa en enero de 2019, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) precisó que en este momento en el programa son elegibles 25.000.

Las agencias de la ONU apoyarán con pruebas de COVID-19 y transporte para llevar a los migrantes de los campamentos en la frontera norte de México a un sitio en Estados Unidos en el que esperarán la resolución definitiva de su caso.

"Hay una urgente necesidad de la situación de muchas personas afectadas por la política del MPP y que han sido vulnerables por algún tiempo. Todas ellas son solicitantes de asilo y muchas de ellas han estado expuestas a riesgo y trauma", expresaron los altos funcionarios de la ONU.

Explicaron que son prioritarios los campamentos de migrantes en Tijuana, en el noroeste, y Matamoros, en el noreste del país.

Los representantes reconocieron "la ansiedad" que prevalece en los campamentos, pero pidieron paciencia y admitieron que "no hay un límite de tiempo" para completar las 25.000 solicitudes.

Cuestionados sobre la situación en la frontera, después de que esta semana aparecieron ahogados un niño hondureño de 8 años y una mujer venezolana en el río Bravo, los funcionarios recordaron que Washington "ha sido muy claro" en que van a procesar primero a quienes están en el MPP.

"No hemos visto hasta el momento, y esperamos que sea el caso, cambios mayores en sitios en la frontera en términos de nuevas llegadas u otro tipo de situaciones. Y realmente esperamos que haya un panorama más claro una vez que el programa empiece, su progresiva implementación y resultados", dijeron.