La seguridad es una gran preocupación para muchos padres, en especial después de los ataques armados que dejaron 31 muertos en Texas y Ohio.

Compañías como Guard Dog Security, TuffyPacks y Bullet Blocker están vendiendo mochilas infantiles blindadas en la temporada de compras por el regreso a clases. Pero los detractores afirman que están usando la tragedia como una oportunidad de mercadotecnia y explotando los peores temores de los padres.

La seguridad es una gran preocupación para muchos padres, en especial después de los ataques armados que dejaron 31 muertos en Texas y Ohio.

Los tiempos han cambiado”, dijo Yasir Sheikh, fundador y presidente de Skyline USA, que fabrica productos Guard Dog Security, como aerosol pimienta y armas de electrochoques. La firma sacó el año pasado a la venta las mochilas blindadas para niños ProShield Scout. “Nuestro producto es una respuesta a eso. Es una triste realidad”.

Sheikh dijo que las mochilas blindadas son muy populares y se agotaron en varias ocasiones tras la matanza a tiros de 17 personas en 2018 en una escuela en Parkland, Florida.

Steve Naremore, fundador y director general de TuffyPacks, muestra uno de sus blindajes antibalas que pueden ser insertados en varios modelos y tamaños de mochilas. Foto: AP

Steve Naremore fundó TuffyPacks, con sede en Houston, a finales de 2015 después de que su hija, una maestra de cuarto grado, le contó sobre la realización de simulacros de ataques con arma de fuego para los alumnos. Su compañía produce algunas mochilas blindadas, pero su negocio principal son los escudos balísticos removibles que se insertan en las mochilas.

Naremore dice que una de sus mochilas podría ser la diferencia entre sufrir heridas “letales y no letales”.

“Funciona como escudo protector”, dijo Naremore, quien subrayó que las ventas de esos blindajes se triplicaron en los días posteriores a la matanza en el Walmart de El Paso.

Sin embargo, algunos padres cuestionan los motivos detrás de esas compañías.

Los únicos que disfrutan lo sucedido son quienes venden las mochilas”, dijo Ponnell Scroggins, de Milwaukee, quien tiene seis hijos de entre 3 y 14 años. “Están ganando bastante dinero ahora. Y lo están haciendo a partir de algo muy desafortunado”.

TuffyPacks comercializa sus productos en su página web con los tiroteos en mente: “¿Está usted y su familia protegidos en caso de un ataque a tiros en una escuela o un lugar de trabajo? ¡Esté preparado para la peor situación con los mejores blindajes balísticos del mercado!

Y la promocionada protección no es barata. Los blindajes de TuffyPacks se venden en entre 129 y 149 dólares. Las mochilas ProShield Scout de Skyline cuestan 119 dólares.