Zimbabue ganó unos 2.7 millones de dólares (2.4 millones de euros) con la venta entre 2012 y enero de 2018 de 93 elefantes a China y cuatro a Dubái. Foto: EP
Mupfumira detalló que el precio de los paquidermos osciló entre 13,500 y 41,500 dólares cada uno, en declaraciones publicadas por el diario estatal "Chronicle".


Zimbabue ganó unos 2.7 millones de dólares (2.4 millones de euros) con la venta entre 2012 y enero de 2018 de 97 elefantes a China y cuatro a Dubái, informó este lunes el Ministerio de Turismo y Medioambiente de este país de África del Sur.

"Los elefantes fueron trasladados en avión al Parque de Vida Silvestre de Shanghái, Jiangmeu-Hesham, Chimelong y Umurgi en China y al Safari Park de Dubai. No hubo muertes de elefantes en el tránsito", aseguró la ministra de Turismo y Medioambiente, Priscah Mupfumira.

Mupfumira detalló que el precio de los paquidermos osciló entre 13,500 y 41,500 dólares cada uno, en declaraciones publicadas por el diario estatal "Chronicle".

El dinero recaudado se destinó a actividades de conservación de estos animales, que incluyen el apoyo a operaciones contra la caza furtiva y a unidades de inteligencia e investigación a cargo de la Autoridad de Parques y Vida Silvestre de Zimbabue.

Zimbabue ganó unos 2.7 millones de dólares (2.4 millones de euros) con la venta entre 2012 y enero de 2018 de 93 elefantes a China y cuatro a Dubái. Foto: La Vanguardia

Al igual que su vecina Botsuana, Zimbabue es también un firme defensor de la legalización del comercio de marfil de elefante africano, prohibido desde 1990 en virtud de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

"Zimbabue puede mantener a 55.000 elefantes, pero en la actualidad tenemos 85.000. No podemos reducir (su número) debido a las restricciones de la CITES", argumentó Mupfumira, quien añadió que su Gobierno posee marfil valorado en 300 millones de dólares que tampoco puede vender.

Este país posee la mayor concentración de elefantes del mundo después de Botsuana, que cuenta con más de 135,000 ejemplares y ha llegado incluso a cuestionar su prohibición de caza, pese a los jugosos ingresos que reportan al país los safaris de lujo.

Zimbabue participó la semana pasada en Botsuana en una cumbre de jefes de Estado sobre la situación de los paquidermos en el Área de Conservación Transfronteriza Kavango-Zambezi (KAZA), que también incluye regiones de Namibia, Zambia y Zimbabue.

El presidente de Botsuana y anfitrión de la reunión, Mokgweetsi Masisi, defendió el levantamiento de la prohibición internacional del comercio de marfil, a fin de que países como el suyo se puedan beneficiar de este recurso.