Alerta en Monterrey... aparecen mensajes ‘Para todos los mugrosos traicioneros’

Noticias
/ 27 septiembre 2021

Contrario a lo que se espera de un mensaje de un grupo criminal, en esta ocasión no incluye amenazas sino que pide a la población tranquilidad y dejar que el actual gobierno de Samuel García ‘haga su trabajo’

Este domingo 26 de septiembre, la ciudad de Monterrey amaneció con narcomantas en diversos puntos, presuntamente firmadas por ‘Los Metros’, célula del Cártel del Golfo.

Contrario a lo que se espera de un mensaje de un grupo criminal, en esta ocasión no incluye amenazas sino que pide a la población tranquilidad y dejar que el actual gobierno de Samuel García ‘haga su trabajo’.

De igual manera piden a los cárteles contrarios no meterse con la población ni con el gobierno para evitar peleas.

“Las extorsiones para el pueblo, gente de trabajo, municipios, empresarios, secuestros, cuotas, pagos de piso, se tiene que acabar y se van a terminar. Los jóvenes andarán en sus convivios, antros, cantinas, bares, restaurantes, sea una diversión sana. Se acabaron también los enguilados, amigos del amigo, nosotros no apadrinamos a nadie que esté en contra de nuestro reglamento. Cada quién en lo suyo y lo de nosotros no meternos ni pelear con el gobierno ni la población”.

Las narcomantas aparecieron en Monterrey y su área metropolitana en municipios como Apodaca, Escobedo, García y Linares.

Recientemente, se vinculó a Samuel García, gobernador electo de Nuevo León, con un presunto distribuidor de Los Zetas, quien habría canalizado fondos hacia su campaña.

El sitio especializado en narcotráfico Breitbart Texas obtuvo acceso exclusivo a los documentos de la investigación encabezada por la Fiscalía General de la República (FGR), y reveló que una de las empresas que supuestamente fue utilizada para lavar fondos —llamada Servicios y Asesorías Zulamak S.A. de C.V.— era propiedad de José Adrián Parrilla Correa, de 29 años, un presunto narco abatido.

De acuerdo con la investigación, a pesar de que la empresa cuenta con número de registro y de expediente estatal, tanto la compañía como la personalidad comercial de los propietarios parecen ser ficticias.