El Partido Verde está en “la tablita”, advierte Murayama

Nacional
/ 25 julio 2021

    Sobre los comentarios del presidente Andrés Manuel López Obrador, de este viernes, que descalificaron los fallos del INE, el consejero Murayama dijo que los actos del PVEM responden a una estrategia publicitaria bien planeada

    CIUDAD DE MÉXICO.— El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) está a solo una infracción más para perder su registro como partido, advirtió Ciro Murayama, consejero del Instituto Nacional Electoral (INE).

    El PVEM está en “la tablita”, dijo coloquialmente Murayama.

    Y agregó que el INE le quitó al partido por un año las prerrogativas en radio y televisión debido a sus reincidencias en promocionar su imagen al margen de los términos que marca la legislación electoral.

    En entrevista con Carlos Loret de Mola, en W Radio, el consejero explicó que en la ley existen cinco grados de sanción, y esta nueva sanción que se le acaba de dictar, ayer jueves, es la del nivel cuatro de castigo, por lo que, en caso de volver a cometer una falta, perdería su registro.

    Detalló que la sanción al partido por haber utilizado 104 influencers para promocionarse en plena veda electoral no fue solo económica, ya que está demostrado que esto no los ha inhibido para quebrantar la ley. “Queremos que sea una sanción que les duela”, dijo.

    Y sobre los comentarios del presidente Andrés Manuel López Obrador, de este viernes, que descalificaron los fallos del INE, el consejero Murayama dijo que los actos del PVEM responden a una estrategia publicitaria bien planeada.

    “Estamos hablando de una estrategia de publicidad planeada, con un instructivo, no es algo espontáneo. Tiene que ser sancionado aunque al presidente no le guste”.

    Y sobre la decisión de sancionar al gobernador electo de Nuevo León, Samuel García, por las publicaciones hechas por su esposa, la influencer Mariana Rodríguez, no responden a un tema de pareja, sino a un tema de fiscalización, argumentó.

    “Esto no es un asunto de esposos, ni de matrimonios, ni de la prensa rosa, es un asunto de las leyes de fiscalización y del dinero en la política”, aclaró Murayama.

    Y concluyó: “Quizá el presidente se imagina un árbitro electoral que reparta indulgencias con la ligereza que se habla en la mañanera… El INE va a seguir haciendo su trabajo aunque no le guste al presidente”.