Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Restricciones de viaje pueden retrasar pero no prevenir la propagación de variante Ómicron, advierten

Noticias
/ 28 noviembre 2021

Algunos dicen que, en el mejor de los casos, las restricciones pueden ganar tiempo para que se implementen nuevas medidas de salud pública

Una nueva variante del coronavirus, llamada Ómicron, identificada en el sur de África está dando lugar a una nueva ronda de restricciones de viaje justo cuando muchas finalmente habían comenzado a disminuir. Los gobiernos de todo el mundo no están esperando que los científicos comprendan mejor la variante para imponer prohibiciones de vuelo y otras restricciones de viaje.

Las medidas han renovado el debate sobre si las prohibiciones de vuelos y otras restricciones de viaje funcionan para evitar la propagación de nuevas variantes. Algunos dicen que, en el mejor de los casos, las restricciones pueden ganar tiempo para que se implementen nuevas medidas de salud pública. En el peor de los casos, hacen poco para detener la propagación y dar una falsa sensación de seguridad.

Los Centros Africanos para el Control y la Prevención de Enfermedades dijeron que desaconsejaban enérgicamente imponer prohibiciones de viaje a las personas procedentes de países donde se informó de la variante.

“Podrían ganar más tiempo a los países para acelerar la vacunación e introducir otras medidas, como el uso de cubrebocas y el distanciamiento social, pero es muy poco probable que eviten la entrada de nuevas variantes”, dijo Mark Woolhouse, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Edimburgo.

“Las restricciones de viaje pueden retrasar pero no prevenir la propagación de una variante altamente transmisible”, dijo.

Relacionado: Es probable que vacunas contra COVID-19 sean efectivas contra variante Ómicron: Científicos

El doctor Amesh Adalja, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad Johns Hopkins, dice que las restricciones de viaje sólo le dan al público una falsa sensación de seguridad y deberían dejar de ser la reacción instintiva de los funcionarios públicos. Adalja señaló que imponer restricciones hace que los políticos “parezcan estar haciendo algo”, pero no tiene sentido cuando los países ahora tienen contramedidas como pruebas rápidas y vacunas.

Mientras tanto, el epidemiólogo jefe de Suecia, Anders Tegnell, dijo a una agencia de noticias local que no cree que una prohibición de viajar tenga un efecto importante, excepto para los países con vuelos directos a las áreas afectadas.

“Es básicamente imposible realizar un seguimiento de todos los flujos de viajes”, dijo Tegnell al periódico Expressen.

Jeffrey Barrett, director de Covid-19 Genetics en el Wellcome Sanger Institute, pensó que la detección temprana de la nueva variante podría significar que las restricciones tomadas ahora tendrían un impacto mayor que cuando surgió la variante Delta.

Más para leer: No hay indicios de que variante ómicron provoque casos graves: OMS

“La vigilancia es tan buena en Sudáfrica y otros países cercanos que encontraron esta (nueva variante), entendieron que era un problema y se lo dijeron al mundo muy rápido”, dijo. “Es posible que estemos en un punto anterior con esta nueva variante, por lo que es posible que todavía haya tiempo para hacer algo al respecto”.

Sin embargo, Barrett dijo que las severas restricciones serían contraproducentes y que los funcionarios sudafricanos no deberían ser castigados por alertar al mundo sobre la nueva variante. “Le han hecho un servicio al mundo y debemos ayudarlos, no penalizarlos por esto”.

Sharon Peacock, quien ha dirigido la secuenciación genética en Gran Bretaña en la Universidad de Cambridge, dijo que cualquier decisión para restringir los viajes era una decisión política, no científica. Hizo hincapié en que aún existía una gran incertidumbre sobre la nueva variante, incluso si en realidad era más infecciosa o mortal. Aunque algunas de las mutaciones detectadas parecían preocupantes, dijo que todavía no hay pruebas de que la nueva variante sea más letal o transmisible que las versiones anteriores.

“Es posible evitar la infección, pero se necesitarían restricciones muy, muy severas y solo algunos países estarían dispuestos a hacer esto. Ganar tiempo es importante y vale la pena, pero esta es una decisión de los encargados de formular políticas”, dijo. “Por el momento, no tendremos ninguna respuesta científica definitiva durante algunas semanas”, afirmó Peacock.

Con información de AP

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie