Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

Caldito de pollo y más remedios

Opinión
/ 18 enero 2022

La semana pasada recibí algunos comentarios sobre la receta del caldo de res y los remedios para combatir las enfermedades respiratorias. Realmente me da gusto poder compartir con ustedes estos consejos que han funcionado conmigo y con mi familia. Por esta razón, hoy les escribiré sobre otros remedios que me compartieron algunos amigos y que nos han servido, sobre todo por los cambios de clima, el aumento de los casos de influenza y la ola de contagios por COVID-19.

Al igual que en mi texto anterior, les aclaro que mi recomendación siempre será atender a las recomendaciones de los médicos, de las y los especialistas, usar el cubrebocas en espacios abiertos, tomar las medidas de higiene y sana distancia, y sobre todo salir lo menos posible y estar resguardados en casa.

Té de hojas de guayaba. Aunque durante el año pasado mucho se discutió sobre si esta infusión podía curar o revertir los síntomas del COVID, esta bebida se ha empleado en la medicina tradicional para combatir enfermedades como la gripa, ya que por su alto contenido en vitamina C fortalece el sistema inmunológico. Además de esto, se recomienda como tratamiento para enfermedades gastrointestinales y cardiovasculares.

Por su efecto antiviral se utilizó como método para combatir la influenza estacional. Su consumo es similar a la preparación del té de anís estrella: se deben lavar previamente las hojas y se colocan de tres a cuatro en una taza de agua caliente, se deja reposar y se agrega el endulzante de su preferencia. Igual que otros tés se recomienda preparar para su consumo inmediato.

Té de gordolobo. Uno de los principales síntomas y secuelas que dejan las enfermedades respiratorias (incluyendo el COVID) es la presencia de tos, la cual puede empeorar con los cambios bruscos de temperatura. Este producto lo he visto en presentación de sobrecitos para té, bolsas de hierba y en estos últimos días conocí la flor de gordolobo.

En cualquiera de sus presentaciones el gordolobo se recomienda para prevenir resfriados y ayudar con la inflamación de la garganta. En muchas comunidades rurales y en muchas familias de México se utiliza como remedio casero para atender enfermedades la tos, la gripa o incluso la bronquitis. Se recomienda tomar por las noches, a una temperatura alta que el cuerpo pueda tolerar y endulzarlo con miel de abeja.

La semana pasada la receta del caldo de res de mi mamá recibió buenos comentarios de varios amigos de otros estados de la república. Admito que, personalmente, prefiero el caldo de res que el de pollo, pero ahora les comparto una receta que prepara aquí en casa. Caldo de pollo con arroz y garbanzo.

Se lava el pollo para que suelte la sangre y se pone a cocer en agua, mi mamá dice que los huesos son los que le dan más sabor al caldo. En otro recipiente se pone a remojar el arroz, en casa utiliza uno que ya viene precocido. Cuando el pollo está hirviendo se le agrega el arroz enjuagado y se agrega ajo molido para que tenga más sabor.

Se puede retirar el pollo y desmenuzar para tener otra presentación. Previamente se prepara el garbanzo, se puede comprar y poner a cocer con anticipación hasta que esté suave o también por practicidad se puede utilizar el que viene en lata, en ambo casos se debe lavar y quitar la cutícula que tiene para que el consumo sea más placentero. Después de esto se agrega al caldo.

Finalmente le agrega tomate licuado y colado previamente para dar más sabor junto con un poco de cilantro y hierbabuena. Aunque yo prefiero el caldo de res, este caldo es una verdadera delicia y en tiempos de frío y de enfermedad saben aún mejor.

El compartir las recetas del caldo de res y el de pollo con arroz y garbanzo me recordó uno de mis libros favoritos “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel, donde escribe:

“Los caldos pueden curar cualquier enfermedad física o mental, bueno, al menos ésa era la creencia de Chencha y Tita, que por mucho tiempo no le había dado el crédito suficiente. Ahora no podía menos que aceptarla como cierta”.

¿Usted qué opina? Recibo con gusto sus comentarios en jasc114@hotmail.com. Nos leemos el próximo martes.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio