El último reporte de las finanzas públicas presentado por Hacienda muestra que los ingresos con los que cuenta el gobierno Federal son menos de los que esperaba. Foto: Especial
De acuerdo con expertos, la estrategia del gobierno nos está dejando desprotegidos ante una pandemia que todavía no termina

El gobierno federal sumó menos recursos de los que planeó tener para lo que va del año. El reporte de finanzas públicas al segundo trimestre de 2020 muestra que los ingresos disminuyeron y que el país se enfrenta ya a un déficit que, ante la pandemia por Covid-19, está en riesgo de ampliarse.

Según Hacienda, durante el segundo trimestre del 2020 la economía mexicana ya “tocó su punto más bajo” por las medidas de cierre ordenadas por la pandemia de Covid-19, pero economistas ven un panorama distinto.

Ingresos del Gobierno Federal son menores que el año pasado

En el Informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública, se observa que en el periodo de enero a junio de 2019, el gobierno federal tuvo un ingreso de 2 millones 622 mil 499 millones de pesos. En el mismo periodo de 2020 la cifra es menor. En 2020 fue de 2 millones 603 mil 006.5 millones de pesos. Lo que representa un déficit de 3.7%.

Raymundo Tenorio, profesor Emérito del Tecnológico de Monterrey, señala que este informe muestra “el resultado del paro económico que tuvimos en este segundo trimestre y que continúa parcialmente”.

Mariana Campos, Coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, reconoce que aunque hay un pequeño aumento en algunos rubros, no se  están reuniendo los ingresos que se habían considerado obtener. Es decir, tenemos menos de lo que pensamos.

Para Tenorio “es obvio que el hoyo fiscal, el tamaño del déficit ya previsto para el 2020 se va a ampliar más de lo esperado. “Estamos hablando de cosas bastantes grandes en términos del equilibro de las finanzas públicas”, reitera.

De acuerdo con el especialista “lo que está haciendo el gobierno para no tener tan cuantioso déficit es austeridad”. Reducir el gasto en las dependencias administrativas, y con ello ayudarse de recursos. Muestra de ello es la recuperación de los recursos  asignados a fideicomisos sin estructura orgánica, por decreto presidencial.

Además, se tomó el dinero que tomaron del fondo de estabilización de ingresos presupuestarios.

“Si no hubiera sido por ese dinero que se tomó de los fideicomisos, más lo que quedaba del fondo de estabilización, entonces se hubiera tenido que incrementarse más la deuda”, señala Tenorio. De acuerdo con el economista “la deuda sí se ha incrementado. Si tienes un déficit no hay ninguna otra forma de cubrirlo más que con deuda, no hay otra forma.  Y este gobierno sí se ha endeudado”, señala.

“Hoy las finanzas públicas enfrentan una debilidad muy fuerte en ingresos. Muy fuerte debilidad en los ingresos de Pemex, y muestra una fragilidad en el gasto. Con este empecinamiento de no endeudarse, la fragilidad para responder a sus obligaciones  va a provocar muchos problemas”, dice Tenorio.

Ante la falta de ingresos ¿Qué está haciendo el Gobierno Federal?

Para la economista Mariana Campos, el escenario financiero de México es preocupante pues “el gobierno no ha podido ingresar el dinero que requería y lo que está pasando es que está gastando menos y hay que revisar en qué áreas y cómo está afectando el cumplimiento de los derechos de los mexicanos”.

En consecuencia el Gobierno Federal ha tenido que compensar sus ingresos ordinarios con ingresos extraordinarios. “Cabe señalar que el año pasado no fue un buen año”, a decir de Mariana Campos.

De acuerdo con la especialista de México Evalúa, cuando tienes menos ingresos de los que habías programado tienes tres opciones y las puedes mezclar: endeudamiento, recortes o apoyos extraordinarios.

“En este caso, el gobierno decidió compensar la falta de ingresos tomando los ahorros que había y también liquidar fideicomisos para tomar los recursos que hay en esa cuentas”.

Pero en este sentido, la especialista señala que desde el año pasado “ya llevamos gastados 400 mil millones de pesos que han venido de ingresos extraordinarios y eso no es sostenible. Es como si vivieras de vender tu carro, cama, y con eso pagaras tu alimentación, pues tienes solo un carro. No puedes vender tus bienes para sobrevivir”, explica.

Para Mariana Campos, “lo más preocupantes es que se están agotando los fondos que nos pueden ayudar en una contingencia y todavía tenemos incertidumbre sobre qué nos va a deparar económicamente y cómo van a comportarse los ingresos del gobierno hasta que esta situación se resuelva. Creo que estamos quedando desprotegidos”, menciona.

Ingresos tributarios disminuyeron por pandemia... lee la nota completa en Animal Político