Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

Tras el tiroteo en la ciudad texana de Uvalde varios Estados discrepan sobre control de armas

Internacional
/ 28 mayo 2022

Tras el tiroteo en la ciudad de Uvalde, volvió a renacer el tema del control de armas en EU, que es muy probable que termine de nuevo estancado en el Congreso debido a que es controlado por lo republicanos.

El gobernador de Washington, Jay Inslee, reaccionó rápidamente ante la masacre en una escuela primaria en Texas con un tuit en que mencionó las medidas de control de armamentos tomadas por su gobierno estatal demócrata. Lo remató con: “Congreso, te toca a ti”.

Pero las medidas de control de armas probablemente no avancen un milímetro en el Congreso, y son cada vez más escasas en los estados. Aparte de las entidades controladas por los demócratas, la mayoría no ha tomado medidas en años recientes o, por el contrario, las han tomado para ampliar los derechos de posesión y portación.

Eso es porque las controlan políticamente los republicanos que se oponen a las restricciones o están divididos, lo que conduce a la parálisis.

TE PUEDE INTERESAR:

Defiende Trump la venta de armas de los “grotescos esfuerzos” de los demócratas pese a masacre de niños

Estoy en una posición en la que puedo hacer algo, proponer un proyecto de ley, pero saber casi con certeza que no irá a ninguna parte es una sensación de impotencia”, dijo Greg Leding, un senador demócrata en la legislatura de Kansas, controlada por los republicanos. Ha propuesto en vano medidas que permitirían quitar las armas a quienes se determina que representan un peligro para sí mismos o para terceros.

Después de la masacre del martes en la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, en la que murieron 19 alumnos y dos docentes, gobernadores y legisladores demócratas de todo el país emitieron ruegos exaltados para que el Congreso y sus propias legislaturas aprueben restricciones. Por su parte, los republicanos promueven medidas para atender la salud mental y reforzar la seguridad en las escuelas con más guardias.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, habla con frecuencia sobre los trastornos de salud mental de jóvenes y dice que las leyes restrictivas de estados como Nueva York y California son ineficaces. En Tennessee, el legislador republicano Jeremy Faison tuiteó que el estado debe apostar agentes de seguridad en “todas nuestras escuelas”, pero no prometió presentar un proyecto de ley durante la próxima sesión legislativa, y se limitó a decir que “el mal existe y debemos proteger a los inocentes”.

En Wisconsin, el gobernador demócrata Tony Evers choca reiteradamente con la legislatura controlada por los republicanos. Ha pedido que aprueben verificación universal de antecedentes y leyes de “alarma”, pero los republicanos simplemente lo ignoran. Meses atrás, Evers vetó una ley republicana que hubiera permitido portar armas en vehículos en terrenos de las escuelas y en las iglesias situadas en terrenos de escuelas privadas.

No podemos aceptar que la violencia armada simplemente sucede”, tuiteó Evers. “No podemos aceptar que los chicos que van a la escuela tal vez no regresen a casa. No podemos aceptar que los funcionarios electos se nieguen de plano a actuar”.

El miércoles, al día siguiente de la masacre en Texas, los legisladores demócratas volvieron a presentar proyectos sobre armas, aparentemente sin resultado. Los jefes del Senado, Devin LeMahieu, y la cámara, Robin Vos, ambos republicanos, no respondieron a pedidos de reacciones.

TE PUEDE INTERESAR:

Pese a masacre en Uvalde, Asociación Nacional del Rifle inicia su convención anual en Texas

En Pensilvania, los legisladores demócratas presentaron un proyecto para prohibir la posesión, venta o fabricación de armas semiautomáticas de alto poder de fuego, pero la mayoría republicana se opuso con firmeza. Lejos de aceptar restricciones, las legislaturas republicanas se han negado a ampliar las averiguaciones de antecedentes o limitar la cantidad de armas que una persona puede comprar en un mes.

La situación es similar en Michigan, con gobernadora demócrata y legislatura de mayoría republicana. Los senadores demócratas presentaron en vano proyectos que obligarían a los dueños de armas a mantenerlas bajo llave e impedir que lleguen a manos de menores.

Florida es la excepción: un estado controlado por los republicanos que tomó medidas. La matanza de 14 estudiantes y otras tres personas en la escuela secundaria de Parkland en 2018 impulsó a los legisladores a aprobar una ley bajo la cual la policía puede pedir a un tribunal que confisque las armas de una persona considerada peligrosa.

Los demócratas quieren ampliar la ley para permitir que familiares o compañeros de cuarto peticionen a las cortes, pero los republicanos muestran escaso apetito por enmendar la ley. El gobernador Ron DeSantis ha pedido que se permita a la gente portar armas cortas sin licencia. Actualmente, el estado requiere una licencia para portar un arma oculta.

La mayoría de las medidas legislativas para el control de armamentos corresponden a estados gobernados por demócratas.

TE PUEDE INTERESAR:

Salvador Ramos, asesino de escuela de Texas amenazó de cometer tiroteos y violar mujeres en redes sociales

En el estado de Washington, el gobernador sancionó un paquete que limita la cantidad de municiones en los cargadores y aumenta los lugares donde está prohibido portar armas, como los sitios de recuentos de votos.

En California, el gobernador y los líderes demócratas de la legislatura presentaron una docena de proyectos que quieren aprobar este año. Uno de ellos permitiría a los ciudadanos comunes aplicar la prohibición de poseer armas de asalto mediante demandas judiciales. Es similar a la ley de Texas que permite a los civiles demandar a las personas que practican o reciben abortos.

Senadores republicanos se niegan a abrir debate sobre armas

El primer intento de los demócratas de responder a las masacres consecutivas en Buffalo y Uvalde, Texas, fracasó el jueves en el Senado, ya que los republicanos bloquearon un proyecto de ley sobre terrorismo nacional que habría abierto el debate sobre cuestiones difíciles relacionadas con los crímenes de odio y la seguridad de las armas.

El líder de la mayoría del Senado, el demócrata Chuck Schumer, trató de presionar a los republicanos para que discutieran una iniciativa de ley sobre terrorismo interno que había sido aprobada rápidamente por la Cámara de Representantes la semana pasada tras los tiroteos masivos en una tienda de comestibles de Buffalo, Nueva York, y en una iglesia en el sur de California contra personas no blancas. Dijo que podría convertirse en la base de una negociación.

Sin embargo, la votación fracasó en proporción partidista, lo que suscitó nuevas dudas sobre la posibilidad de un debate sólido, por no hablar de un posible acuerdo, sobre una posible reforma a las medidas de seguridad relacionadas con las armas.

La votación final fue de 47-47, por debajo de los 60 votos necesarios para hacer avanzar el proyecto de ley. Todos los republicanos votaron en contra.

TE PUEDE INTERESAR:

Estremecedoras teorías conspirativas rodean el tiroteo en la escuela de Uvalde

Estamos decepcionados”, manifestó la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

Dijo que es “vergonzoso” que la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus iniciales en inglés), entre otros, obstaculicen este tipo de medidas, pero alentó al Congreso a mantener la presión.

El presidente ha sido muy claro en que es momento de actuar”, subrayó.

El rechazo del proyecto de ley, apenas dos días después de que 19 niños y dos maestras fueron asesinados en una escuela primaria de Texas, puso de manifiesto el constante fracaso del Congreso en aprobar medidas para poner fin a la epidemia de violencia con armas de fuego en el país. También subrayó la frecuencia de los tiroteos masivos en Estados Unidos, ya que el Congreso tenía problemas para reaccionar a tiroteos previos cuando se presentó una nueva masacre.

Schumer dijo que dará a las negociaciones bipartidistas en el Senado unas dos semanas, mientras el Congreso está de vacaciones, para tratar de forjar un proyecto de ley que pueda ser aprobado en el Senado, que está dividido 50-50 y en el que se necesitarán 60 votos para superar el llamado filibusterismo, una táctica dilatoria para obstruir la aprobación de una ley.

Ninguno de nosotros se hace ilusiones de que esto vaya a ser fácil”, comentó Schumer antes de la votación.

Un pequeño grupo bipartidista integrado por una decena de senadores que ha intentado negociar una medida relacionada con las armas de fuego se reunió la tarde del jueves por segunda ocasión en busca de algún acuerdo que pueda obtener la aprobación del Congreso.

Se enfocaron en tres temas: Las revisiones de antecedentes para la compra de armas por internet o en exhibiciones, las leyes de señal de alerta con el objetivo de mantener las armas de fuego lejos de las manos de aquellos que puedan lastimarse a sí mismos o a otras personas, y los programas para reforzar la seguridad en escuelas y otros sitios.

Tenemos varias opciones con las que vamos a trabajar”, dijo el senador demócrata por Connecticut Chris Murphy, quien encabeza las negociaciones. Se dividieron en grupos y se reportarán la próxima semana.

Murphy ha intentado promover una legislación sobre armas de fuego desde el ataque de 2012 en la escuela primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, en el que 20 niños y seis docentes fueron asesinados.

Por Rachel La Corte, Andrew Demillo, Farnoush Amari y Lisa Mascoro The Associated Press.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio