Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

Iztapalapa se convierte en campamento de refugiados ucranianos que esperan acción de EU

Noticias
/ 3 mayo 2022

Dicho campamento lleva abierto tan solo una semana y cada día llegan entre 50 y 100 personas

En un campo polvoriento en la alcaldía de Iztapalapa, en la Ciudad de México, unos 500 refugiados de Ucrania esperan en grandes tiendas de campaña bajo un sol abrasador a que el gobierno de Joe Biden en Estados Unidos les diga que puedan ir.

Dicho campamento lleva abierto tan solo una semana y cada día llegan entre 50 y 100 personas.

Anuncio

Algunos de ellos ya han estado en la frontera de Estados Unidos en Tijuana, y les dijeron que ya no serían admitidos.

Otros han llegado a los aeropuertos de la Ciudad de México y Cancún, o cualquier lugar donde pudieran encontrar un boleto desde Europa.

“Le estamos pidiendo al gobierno de Estados Unidos que procese más rápido”, declaró Anastasiya Polo, cofundadora de Unidos con Ucrania, una organización no gubernamental que colaboró con el gobierno de México para establecer el campamento. Ella añade que después de una semana ninguno de los refugiados allí está ni siquiera cerca del final del programa.

Anuncio

El programa, Unidos por Ucrania, fue anunciado por el gobierno de Estados Unidos, el 21 de abril.

Cuatro días después, los ucranianos que se presentaron en la frontera entre EU y México ya no estaban exentos de una regla relacionada con la pandemia que se ha utilizado para expulsar rápidamente a los migrantes sin oportunidad.

En cambio, tendrían que aplicar desde Europa u otros países como México. Para calificar, las personas deben haber estado en Ucrania a partir del 11 de febrero; tener un patrocinador, que puede ser la familia o una organización; cumplir con los requisitos de vacunación y otros requisitos de salud pública; y pasar verificaciones de antecedentes.

Anuncio

Polo dijo que los funcionarios del gobierno de EE. UU. le habían dicho que debería tomar una semana procesar a las personas, pero parecía que recién estaba comenzando. Algunos de los primeros en llegar habían recibido correos electrónicos del gobierno de los EE. UU. reconociendo que recibieron sus documentos y los documentos de sus patrocinadores, pero ella había oído que todavía no se había aprobado ningún patrocinador.

“Estas personas no pueden quedarse en este campamento, porque es temporal”, dijo Polo. Más de 100 de los residentes del campamento son niños.

Casi 5,5 millones de ucranianos, en su mayoría mujeres y niños, han huido de Ucrania desde que Rusia invadió a su vecino más pequeño el 24 de febrero, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Giorgi Mikaberidze, de 19 años, está entre los que esperan. Llegó a Tijuana el 25 de abril y encontró cerrada la frontera con Estados Unidos. Se quejó de que el gobierno de EE. UU. había dado tan poco aviso, porque muchas personas como él ya estaban en tránsito. Pasó de estar a solo unas yardas de los Estados Unidos a unas 600 millas (966 kilómetros) ahora.

Cuando el gobierno de EE. UU. anunció a fines de marzo que aceptaría hasta 100,000 refugiados ucranianos, cientos ingresaron diariamente a México como turistas en la Ciudad de México o Cancún y volaron a Tijuana para esperar unos días, eventualmente solo unas pocas horas, para ser admitidos. Estados Unidos en un cruce fronterizo de San Diego en libertad condicional humanitaria. Las citas en los consulados de EE. UU. en Europa eran escasas y el reasentamiento de refugiados lleva tiempo, por lo que México era la mejor opción.

Viajar por México fue tortuoso, pero un grupo informal de voluntarios, en su mayoría de iglesias eslavas en el oeste de los Estados Unidos, recibió a los refugiados en el aeropuerto de Tijuana y los llevó a un centro recreativo que la ciudad de Tijuana puso a disposición para que varios miles esperaran. . Una espera de dos a cuatro días finalmente se redujo a unas pocas horas cuando los inspectores fronterizos de EE. UU. llevaron a los ucranianos.

Ese trato especial terminó el día que Mikaberidze llegó a Tijuana.

“Queremos ir a Estados Unidos porque (estamos) ya aquí, algunos ni siquiera tienen dinero para regresar”, dijo.

Mikaberidze estaba visitando a familiares en Georgia, al sur de Ucrania, cuando ocurrió la invasión rusa y no pudo regresar. Su madre permanece en su aldea cerca de Kharkhov, en el este de Ucrania, temerosa de salir de su casa porque las tropas rusas disparan indiscriminadamente a los autos que circulan por la zona, dijo.

“Dijo que es una situación muy peligrosa”, dijo Mikaberidze, quien viajó sola a México.

El campamento de la Ciudad de México proporciona un lugar seguro para esperar. Fue erigido dentro de un gran complejo deportivo, por lo que se podía ver a los ucranianos empujando cochecitos con niños por las aceras, jugando fútbol y voleibol, incluso nadando.

Sin embargo, se ha advertido a los refugiados que, si bien son libres de abandonar el complejo, nadie es responsable de su seguridad. Iztapalapa, la delegación más poblada de la capital, es también una de las más peligrosas.

El gobierno mexicano estaba brindando seguridad en el campamento con unos 50 oficiales, dijo Polo. La Marina también había instalado una cocina móvil para proporcionar comidas.

TE PUEDE INTERESAR: Joe Biden pide que se proteja derecho al aborto; cientos de personas se manifiestan por amenaza de anulación

Ella dijo que se sentían seguros dentro del campamento, pero que estaban preguntando al gobierno sobre la posibilidad de trasladar el campamento a un área más segura.

Mykhailo Pasternak y su novia Maziana Hzyhozyshyn esperaron en la entrada del complejo el lunes por la tarde. Ambos padecían un aparente resfriado, y planeaban trasladarse a un hotel durante uno o dos días para intentar dormir un poco y recuperarse antes de regresar al campamento.

Pasternak había salido de Estados Unidos para ayudar a Hzyhozyshyn a entrar. Los dos habían pasado varios días en Tijuana antes de volar a la Ciudad de México y llegar al campamento el domingo.

La pareja destacaba en las calles de Iztapalapa y parecía marchitarse bajo el sol implacable. La pareja se conocía desde hacía seis años.

TE PUEDE INTERESAR: Papa Francisco busca reunirse con Putin para poner fin a la guerra en Ucrania

COMPARTE ESTA NOTICIA
Síguenos en

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Sugerencias del editor