Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

Presume su título desde la banca en la que vendía dulces para pagar sus gastos escolares

Noticias
/ 23 mayo 2022

Evelin confesó que pese a que al inicio el vender dulces era algo que le daba pena, con el paso del tiempo se le fue quitando

Hace casi un año, Evelin Maxcim López Hipólito se tituló de Ingeniería Química en la Universidad Veracruzana, sin embargo, su historia sigue sorprendiendo e inspirando a muchas personas como el primer día, pues el recibir su certificado, la joven posó orgullosa sobre la banca en la que vendía dulces durante su carrera.

La joven pudo pagar sus gastos universitarios en Coatzacoalcos gracias a que se dedicó a vender golosinas en el plantel, lo que además, la ayudo a volverse viral en redes sociales luego de que se diera a conocer su historia, demostrando que cuando tienes ganas de salir adelante, puedes lograrlo si buscas la manera de hacerlo.

“En la banquita donde vendía dulces, con mi título”, escribió la joven en su perfil de Facebook en julio de 2021, post que hizo que se volviera viral y llamara la atención de medios no solo nacionales, sino también internacionales.

Evelin Maxcim compartió que su “trabajo” consistía en pasar por todos los salones de la universidad para ofrecer los productos que llevaba en una maleta. Pese a que en realidad no contaba con un lugar fijo para vender sus dulces, en muchas ocasiones la gente se le acercaba a comprarle justo en la banca de la fotografía.

Más para leer: Pareja recibe a refugiada ucraniana... y él se va con ella diez días después

Su idea de vender dulces nació como una forma de apoyar a sus padres, pues ellos son taxistas, y en el momento tenía a su hermana menor que acababa de entrar también a la universidad. Con lo que ganaba con su venta, Evelin pudo pagarse sus pasajes, alimentos en la universidad y otros gastos que cualquier estudiante universitario tiene.

Estos ingresos también se iban a un fondo de ahorro que era utilizado para pagar cursos que daban en su escuela.

La joven confesó que pese a que al inicio el vender dulces era algo que le daba pena, con el paso del tiempo se le fue quitando y también la ayudó un profesor que en diferentes momentos, pausaba sus clases para que sus compañeros pudieran comprarle.

Con información de medios

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Artículos destacados