Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

Día Mundial del Libro 2022, una ocasión para evocar al Inca Garcilaso de la Vega

Artes
/ 23 abril 2022

Cada 23 de abril se celebra “El Día Mundial del Libro”. También es una invitación para evocar a el Inca Garcilaso de la Vega, intelectual y primer cronista americano olvidado este día que se conmemora su fallecimiento.

Uno de los mitos más extendidos es que Cervantes y Shakespeare murieron el mismo día, el 23 de abril de 1616, un dato que perdura por tradición pese a que no es exacto. Cervantes murió un día antes, el 22 de abril, en su casa de la madrileña calle del León, a los 68 años, y fue enterrado un día después en la Iglesia del convento de las Trinitarias de Madrid, fecha ésta, la del entierro, que era la que se registraba entonces.

En el caso de Shakespeare en el certificado oficial de su fallecimiento figura el 23 de abril de 1616, pero hay que recordar que, en esa fecha, en la Inglaterra anglicana regía todavía el calendario juliano (el romano), no habían adoptado el gregoriano (el católico) por el que nos regimos desde que lo instaurara el papa Gregorio XII en 1582 y que adelantaba 10 días el calendario anterior. (A Inglaterra le costó dos siglos más adoptarlo). Así, habría que llevar su deceso al 3 de mayo.

La obra de Cervantes y Shakespeare sigue siendo esencialmente actual, porque ambos conocieron como nadie el alma y naturaleza humana, sus grandezas y sus miserias, sus conflictos, sus valores, porque lo contaron con hondura o con humor, en ello radica su universalidad y en su lectura, el mayor homenaje.

Quién si falleció ese día, el 23 de abril (de 1616) fue el Inca Garcilaso de la Vega, intelectual y cronista americano, a menudo relegado este Día Mundial del Libro, a un segundo plano, por la potente relevancia de los dos primeros.

El Inca Garcilaso, considerado el padre de las letras del continente americano, de padre español y madre nativa peruana fue el primer estudioso, el primer historiador del pasado del pueblo americano, en especial del Perú, y símbolo del mestizaje de dos culturas, la incaica y la española.

Su obra, en definitiva, es clave para entender la historia de América y de España de este período, cuando ambas se encontraron y se mezclaron, en el crecimiento de una identidad propia, así como la intensa complejidad entre el Nuevo y Viejo continente.

TE PUEDE INTERESAR:

Librerías de viejo: El gran bastión de la literatura en Saltillo

$!Exposición “Príncipes de las letras, que en 2018 exploró las conexiones entre el Inca Garcilaso de la Vega (en la imagen) y Góngora.

EL INCA GARCILASO, SÍMBOLO DEL MESTIZAJE CULTURAL Y PRIMER CRONISTA DE AMÉRICA

Bautizado con los nombres de algunos de sus antepasados como Gómez Suárez de Figueroa, nació en Cuzco, el 12 de abril de 1539, apenas siete años después de haber sido derrotado Atahualpa y conquistado el imperio inca por Pizarro. De padre español, el capitán Sebastián Garcilaso de la Vega y Vargas, un extremeño descendiente de una ilustre familia de escritores emparentados con el Marqués de Santillana, Garcilaso de la Vega y Jorge Manrique, su madre, de sangre real, la Palla Isabel Chimpu Ocllo, era hija del Infante Huallpa Túpac, nieta del Inca Túpac Yupanqui, antepenúltimo gobernante de la dinastía imperial y sobrina de Huayna Cápac, el último gran emperador del Incario.

Considerado hijo ilegítimo, le costó que le reconocieran el derecho a usar el apellido de su padre, Garcilaso de la Vega, al que después, para firmar sus textos, añadió el apelativo `El Inca´, reuniendo en una misma firma sus dos herencias culturales, la indígena americana y la española, que mostró con orgullo a un público que no veía con buenos ojos a los mestizos.

En él, los dos universos del mestizaje habían confluido en su formación bilingüe y bicultural: al aprendizaje del quechua como lengua materna y vehículo de su tradición se sumarían los estudios en el Colegio de indios nobles de Cuzco, su adiestramiento por los Quipucamayos locales en la lectura de quipus, la mitología y la cultura inca, y, paralelamente, de la mano de preceptores españoles recibiría la educación formal propia de un hijo de español, con gramática, latín, retórica, doctrina cristiana y formación militar después.

TE PUEDE INTERESAR:

‘Estuvimos considerando mudar la Librería Monsiváis, nunca cerrarla’, Gustavo Cantú

$!Día Mundial del Libro, fecha que recuerda el fallecimiento de tres escritores: Cervantes, Shakespeare y a Garcilaso de la Vega El Inca.

A los 20 años abandona Cuzco y tras parar en Anta, Apurímac, Pachacámac, Lima, Cartagena, Panamá, las Azores, Lisboa, Sevilla, Badajoz... finalmente se instala en Montilla (Córdoba), bajo la protección de sus tíos. Viajó frecuentemente a Madrid para solicitar a la Corte una pensión por los méritos de su padre, pero los trámites fueron inútiles, el Consejo de Indias nunca se la concedió. Contrariado, solicita y obtiene el permiso real para regresar a Perú, viaje que fue posponiendo una y otra vez, e indefinidamente tras el nacimiento de su único hijo.

Militar como su padre, participó en varias campañas militares, como en la rebelión de las Alpujarras contra los moriscos que quedaban en Granada. Sin embargo, en el ejército nunca se sintió integrado por su condición de mestizo, lo que hizo que fuera centrándose en el estudio de las humanidades, la religión, la literatura y sobre todo en la historia.

En 1591 se trasladó a Córdoba siguiendo las corrientes humanistas del momento y allí escribió “La Florida del Inca” (1605) sobre la conquista de este territorio por el adelantado extremeño Hernando de Soto, y cuentan que tras conocer a algunos de los soldados participantes en la gesta tuvo que retocar parte de lo ya escrito.

TE PUEDE INTERESAR:

Arte, poesía y danza se unen para rendir homenaje al poeta Alfredo García Valdez

$!Exposición Príncipes de las letras en la Mezquita de Córdoba en 2018.

Pero su obra cumbre está formada por los “Comentarios reales de los Incas” (1609) cuya su segunda parte, “Historia General del Perú” fue publicada un año después de su muerte, en 1617. La primera versa sobre la historia, cultura y las instituciones sociales de la época prehispánica de Perú, obra que escribió para “cumplir la obligación, que a la patria y a los parientes maternos, se les debía”, según sus palabras, mientras que en la segunda hace una defensa de su linaje así como una visión histórica del Imperio incaico y de la conquista española, un texto necesario, imprescindible, para conocer la cultura andina que en su momento fue prohibido por la Corona española en las colonias americanas al considerarla perjudicial para sus intereses.

¿MESTIZO? “ME LO LLAMO YO A BOCA LLENA Y ME HONRO CON ÉL”

A comienzos del siglo XVI, orgulloso de un mestizaje que proclamó a los cuatro vientos, o mejor dicho, por los dos continentes, en sus Comentarios reales escribe: “...A los hijos de español y de india, o de indio y española, nos llaman mestizos, por decir que somos mezclados de ambas naciones; fue impuesto por los primeros españoles que tuvieron hijos en Indias; y por ser nombre impuesto por nuestros padres y por su significación, me lo llamo yo a boca llena y me honro con él. Aunque en Indias si a uno de ellos le dicen sois un mestizo lo toman por menosprecio. (...)”.

El Inca Garcilaso si murió un 23 de abril de 1616 en Córdoba, ciudad de las tres culturas cristiana, judía y musulmana, ahora también incaica, y fue enterrado en la capilla de las Ánimas de la catedral cordobesa que adquirió el Inca para ese fin. Sobre su tumba se puede leer este epitafio, que él mismo redactó:

El Inca Garcilaso de la Vega, varón insigne, digno de perpetua memoria, ilustre de sangre, perito en letras, valiente en armas, hijo de Garcilaso de la Vega de las casas ducales de Feria e Infantado, y de Isabel Palla, sobrina de Huayna Cápac, último Emperador de Indias. Comentó La Florida, tradujo a León Hebreo y compuso los Comentarios Reales. Vivió en Córdoba con mucha religión, murió ejemplar; dotó esta capilla, enterróse en ella; vinculó sus bienes al sufragio de las ánimas del Purgatorio”.

Muy significativo -y por qué no, también bello, es que desde 1978 una parte de sus cenizas estén depositadas en la Catedral de Cuzco, a donde llegaron procedentes de España como gesto y símbolo de la unión entre las dos culturas.

TE PUEDE INTERESAR:

‘La banalidad de los hombres crueles’: Con tres historias Norma Lazo le da otra oportunidad a la hospitalidad

$!Lectura del Quijote en el Hospital La Paz de Madrid, que se suma a los actos para celebrar el Día del Libro.

DESTACADOS:

+ Ni Cervantes ni Shakespeare murieron exactamente el 23 de abril de 1616, quién si murió ese mismo día fue otro grande de las letras españolas y primer cronista americano, el Inca Garcilaso de la Vega quién reunió sus dos herencias culturales, la española y la peruana.

+ Mientras Shakespeare fue dramaturgo y poeta, Cervantes, considerado padre de la novela moderna, fue, en vida, antes de publicar “El Quijote”, un escritor menor, empeñado en triunfar como autor de comedias, que no conseguía representar, y tras haberlo intentado como poeta, su gran frustración.

+ Con todo, la Unesco fijó el Día del Libro el 23 de abril dado que también murió en esa fecha otro grande de las letras, el Inca Garcilaso de la Vega, considerado el padre de las letras del continente americano y primer mestizo que llevó con orgullo sus dos herencias culturales: la indígena americana y la española.

Por Amalia González Manjavacas EFE/Reportajes.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio