"Amazing Grace" es el título del legendario álbum de la reina del soul y también del filme presentado, en la sección oficial del festival, pero fuera de concurso, por el cineasta Alan Elliot.

La Berlinale vibró este viernes, víspera de la entrega del Oso, con una Aretha Franklin inédita gracias a material recuperado de 1972, seguido de un documental sobre "Die Toten Hosen", la banda de punk alemán que arrasa en Argentina.

"Amazing Grace" es el título del legendario álbum de la reina del soul y también del filme presentado, en la sección oficial del festival, pero fuera de concurso, por el cineasta Alan Elliot.

Más que una película, se trata de un proyecto cinematográfico, editado a partir del material grabado en el concierto en Los Ángeles, por encargo de Warner Brothers.

Franklin tenía por entonces otros planes cinematográficos y el material quedó sin editar durante 35 años, explicó Elliot, quien no consiguió convencer a la cantante -"no tenía ganas de hablar conmigo del proyecto", admitió.

"Tenía sentido editarlo ahora. Es material que recupera la carga de alegría y esperanza que transmitía Aretha. Algo muy necesario en estos tiempos", añadió Elliot sobre su protagonista, fallecida en 2018.

El concierto del Nuevo Templo de la Iglesia Baptista de Los Angeles incluyó algunas joyas, como las imágenes de un Mick Jagger entonces con 30 años, bailando en la última fila.

A la proyección de los 90 minutos de ese concierto único siguió el documental "Weil du nur einmal lebst" -"Porque solo vives una vez"-, también fuera de competición, y dedicado a los fanáticos de "Die Toten Hosen", fundado en 1982 y más activos que nunca, tanto en lo musical como en su combate particular contra el neonazismo.

El filme se centra en la gira de 2018 del grupo, al que la cineasta Cordula Kablitz-Post sigue por media Alemania hasta recalar en Argentina.

"Es una pasión mutua", explicó Campino, el carismático líder de la banda, en relación a la pasión que despierta el grupo en el país latinoamericano.

Cada concierto suyo es Argentina, sea en Mendoza o en Buenos Aires, despierta una explosión de entusiasmo con miles de gargantas "que seguramente no saben alemán" -deduce Campino- coreando sus temas con el mismo fervor que en Düsseldorf, la ciudad donde la banda punk tiene su origen.

La gira de "Die Toten Hosen" quedó marcada por la suspensión de varios conciertos, debido a un ataque de tínitus o acúfenos que hizo pensar a Campino que tal vez llegó la hora de retirarse, así como por los conciertos contra el racismo en respuesta a movilizaciones neonazis en el este del país.

La Berlinale cumplió así con su habitual cita con los documentales apuntalados en grandes nombres de la música, sean bandas alemanas -los antecesores de "Die Toten Hosen" fueron BAP- el film de Martin Scorsesse sobre los Rolling Stones que abrió el festival, "Shine a Light", en 2008, o en torno a Ed Sheeran, el año pasado.