Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

A más gente no les alcanza para la canasta básica: Coneval

Noticias
/ 24 noviembre 2021

El Coneval reportó que se redujeron los ingresos laborales reales del 60% de la población más pobre, y creció a 40.7% la proporción de personas cuyo ingreso laboral no les alcanza para comprar una canasta básica

CIUDAD DE MÉXICO.– Entre el segundo y el tercer trimestre del año se redujeron los ingresos laborales reales del 60% de la población más pobre del país, y creció a 40.7% la proporción de personas cuyo ingreso laboral no alcanza para comprar una canasta básica, documentó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

A consecuencia de la inflación, y especialmente del incremento de los precios de algunos productos de la canasta básica, los tres quintiles más pobres –principalmente a la población que vive en un espacio rural, las mujeres y las personas indígenas– sufrieron un retroceso en el camino lento de la recuperación económica posterior al confinamiento derivado de la pandemia de covid-19, e incluso se agravó la tasa de desigualdad en el país, medida a través del índice de Gini.

La desigualdad no solo se agravó entre los escalones de la sociedad, sino también a nivel geográfico: mientras en Chiapas el ingreso laboral real se derrumbó en un 10.1% entre el segundo y el tercer trimestre –en Sinaloa cayó en un 4.9%, en Nayarit en un 4% y en Guerrero en un 2.9%–, en Baja California se disparó en un 13.8% y en Aguascalientes en un 9.1%.

Te podría interesar: México tiene la peor inflación en 20 años, llega a 7.05%; AMLO culpa al mundo

De igual modo, mientras en Veracruz y Sinaloa, el número de personas que no alcanzaban para una canasta básica creció en más de 6%, esa tasa se redujo en más de 4% en Baja California Sur y Quintana Roo.

Con base en las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Coneval dio a conocer su informe sobre el Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP), el cual mostró que si bien hubo mejoras respecto los primeros meses de la pandemia –durante los cuales los sectores “no esenciales” de la economía fueron paralizados–, los datos generales no alcanzan los niveles anteriores a la crisis económica.

Ello, en parte por el aumento de 7.8% y 7.5% en los precios de la canasta básica en el ámbito rural y urbano, respectivamente, con niveles que rebasan la inflación anual de 5.8%. De manera particular, el Coneval subrayó la explosión del valor del jitomate –22.1% en el último trimestre–, la cebolla –42.5%– y la tortilla, que encareció 14.9% este año.

Más para leer: Recuperación económica no favorecerá a los más pobres

Durante los primeros meses de la emergencia sanitaria, el ingreso laboral real se derrumbó de manera vertiginosa, a 2 mil 460 pesos en el tercer trimestre de 2020; desde esa fecha, el ingreso se ha recuperado hasta alcanzar 2 mil 769 pesos actualmente, pero aún no recupera su nivel anterior a la pandemia.

De igual modo, la masa salarial nacional aumentó de manera significativa respecto a la segunda mitad de 2020, pero aún se ubica debajo del primer trimestre de ese año, cuando sumó 318 mil 907 millones de pesos.

En el tercer trimestre del año, se observó incluso un repunte de la tasa de personas cuyo ingreso laboral es inferior a la línea mínima de bienestar: en el tercer trimestre de este año, el 40.7% de la población no tenía un ingreso suficiente para comprar la canasta básica, una cifra superior a los niveles de 2019 y 0.9% más grave que en el segundo trimestre del año. En el campo, esa tasa alcanzó 53.9%.

En contraste, el quintil de ingresos más altos de la sociedad mexicana no solo recuperó su ingreso, sino recibió un poco más que antes de la crisis.

Con información de medios

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie